¿Que es una ludoteca?

Ludotecas
      Es un espacio de expresión ludocreativa, que reciben una heterogeneidad de niños, cuya función es desarrollar un programa de coeducación, con posibilidades de participación de varias generaciones. Brindan actividades lúdicas que hagan experimentar la creatividad a partir de materiales diversos, sin olvidar las necesidades de integración social, de creación cultural y de permanente estímulo que precisa el crecimiento humano.

   Estas instituciones recreativo-educativas disponen de espacios distribuidos y ambientados para el juego, de juguetes y elementos lúdicos, de talleres para diseñar, construir y reparar juguetes... y de educadores especializados. Son una alternativa que se ofrece a niños y en ocasiones a los jóvenes, para paliar las limitaciones socioeconómicas, pedagógicas y culturales que nuestra sociedad impone a la infancia en su actividad más propia y natural: el juego.

    Aunque el deseo de jugar es espontáneo en el niño, las ludotecas canalizan sus esfuerzos para potenciar el desarrollo de la personalidad infantil por medio de actividades lúdicas, convirtiendo así una actividad placentera para el niño en un instrumento de aprendizaje importantísimo. No son simplemente lugares donde el niño pasa parte de su tiempo, sino una herramienta muy valiosa para su educación y desarrollo.

      Las ludotecas han adquirido un gran auge, ya que proporcionan un espacio seguro y atractivo para los niños, donde pueden desarrollar habilidades, estimular su afectividad y desarrollar hábitos de convivencia. Exiten ya en la mayor parte de los municipios, y sus programas son cada vez más ambiciosos, combinando sus recursos con bibliotecas o actividades al aire libre.

      Cada ludoteca, igual que cada escuela, tiene su propia forma de ser y de hacer, una línea de acción educativa, un carácter que le viene dado por las directrices generales de la institución a la que pertenece o de la que recibe soporte. La organización y trabajo del equipo humano, de las personas responsables que trabajan en la ludoteca, es diferente según el modelo. Sería suficiente entrar en dos ludotecas de una misma ciudad para ver los distintos matices.

       Ofrecen diferentes servicios:

1.-Posibilidad de elección de buenos juguetes.
 
2.-Préstamo de elementos diversificadores de la actividad lúdica y estimuladores de los distintos aspectos de la personalidad.
 
3.-Compañía en el juego, con grupos de edades e intereses similares.
 
4.-Necesidad de someterse a unas normas para el correcto uso del material y para adquirir hábitos cívicos de respeto y convivencia.
 
5.-Espacios de juego con ambientación estimuladora.

6.-Orientación y ayuda de los educadores para introducir a los usuarios en nuevos juegos.

7.-Potenciación del juego tradicional.

8.-Disminución del posible despilfarro económico por la excesiva compra de juguetes a nivel familiar.

9.-Talleres de diseño y confección de juguetes con objetivos creativos.

10.-Análisis de juguetes con objetivos consumistas o de educación para el consumo.

     Prácticamente todas están abiertas al barrio, a la ciudad, a la comarca. Algunas reciben visitas de escuelas en horario escolar. Casi todas realizan trabajos coordinados o de intervención o asesoría específica con otras entidades socioculturales.

 

Historia y orígenes de las ludotecas

Niños-Chicago
Niños en una ludoteca. Chicago.

  En 1934 se abrió la primera ludoteca (Toy Loan), en la ciudad de Los Ángeles, California (EEUU). El funcionamiento copiaba el sistema de préstamo de una biblioteca, pero en lugar de libros se prestaban juguetes para utilizarlos en casa. Estas primeras ludotecas registradas de las que se tiene conocimiento surgen inicialmente como proyectos para atender niños deficientes y como un servicio de préstamo de juguetes.


   En Europa, la ludoteca apareció por primera vez en 1959 en Dinamarca. Con la publicación de la Carta de los Derechos del Niño en el 1959, las ludotecas iniciaron un proceso de expansión como espacios facilitadores del juego. En 1960 se lanza la idea de crear ludotecas a nivel Internacional y van surgiendo así nuevos proyectos en hospitales, cárceles, centros comunitarios escuelas, asociaciones, barcos, etc.

 A partir de entonces, instituciones similares empiezan a instalarse por los cinco continentes, en una gran diversidad de espacios, constituyendo así una posibilidad de respuesta a la necesidad cada vez mayor de rescatar la oportunidad y el derecho a jugar.
Es importante destacar que en el año 1979 se realizó en Bruselas la conferencia sobre «el Derecho al Juego» para clausurar el año del niño, y el tema continúa vigente en cuanto máxima expresión de los derechos de los niños en el ámbito educacional.

   En España, al final de la década de los setenta, algunas instituciones públicas decidieron crear o subvencionar ludotecas de carácter permanente. Tras los primeros estudios y posteriores experiencias, la idea se ha ido extendiendo y consolidando con distinto ritmo en las diferentes zonas. En su mayoría dependen o reciben subvenciones de los municipios o gobiernos autonómicos, generalmente en los ámbitos de infancia, juventud y servicios sociales. Están ubicadas en locales independientes, centros cívicos, centros abiertos, centros de tiempo libre, centros deportivos, casas de juventud, etc.

   El 15 de noviembre de 1980 se inauguró la primera ludoteca en España, la ludoteca “Margarida Bedòs”, en los locales de la Asociación de Vecinos de “Les Termes” (Sabadell). Poco después, en marzo del 1981, apareció “La Guineu”, que se convirtió así en la primera ludoteca de la ciudad de Barcelona. Posteriormente se fue extendiendo por todas las Comunidades Autónomas.

   A partir de aquí, la evolución de las ludotecas es constante, consolidándose como servicios de educación a través del juego y el juguete, con una personalidad propia que las diferencia de otros centros infantiles y juveniles. Fue en general desde las diferentes administraciones, que se apostó por la Ludoteca como un espacio de educación en el tiempo libre, incluyéndolas dentro de los programas educativos y sociales. 

   En el III Congreso Mundial de Ludotecas (1984) se presentó la propuesta de interacción de lo lúdico con la expresión creativa. Este planteamiento pedagógico se constituyó en el aporte latinoamericano al movimiento internacional de ludotecas. Curiosamente, al tiempo que docentes europeos apreciaban las nuevas experiencias latinoamericanas, había quienes elaboraban proyectos en Latinoamérica adoptando la modalidad de Ludotecas de la posguerra europea.

   En 2001, la Asociación Internacional del Juego asumió como su divisa el Derecho del niño al juego, buscando respuestas a las acuciantes preocupaciones socio-educativas. Esta preocupación existía porque la evolución de nuestra sociedad moderna implica una significativa disminución del espacio de juegos espontáneos, tan vitales para el crecimiento de niños y niñas.